Futbolin raval

Los mejores y mas variados futbolines del mercado

Para los amantes del estilo antiguo, el futbolin raval tradicional de metal con mangos de madera es una pieza de anticuario y para los más apasionados, el único que permite ciertas jugadas.

El futbolin raval, tal como lo conocemos el día de hoy, fue un invento de España.

Los modelos más pesados aguantarán mejor las embestidas de los jugadores; es decir, se moverán menos durante la partida. Aunque, por otro lado, cuanto más pesado, más bastante difícil será separarlo o bien guardarlo. Hay opciones que van desde los veinte hasta los 60 kilos, aproximadamente. Las medidas de un futbolin raval pueden variar de un modelo a otro. Sin embargo, el largo acostumbra a fluctuar entre ciento veinte y 170 centímetros, en el caso de los modelos para adultos. En lo que se refiere al ancho, los futbolin raval acostumbran a tener un tamaño de entre 60 y noventa centímetros, más o menos. Respecto al alto, podemos hallar modelos de entre setenta y 90 centímetros.

A través de los muñecos que van montados en las barras, los jugadores deben intentar pegar la pelota para introducirla en los agujeros laterales que marchan como porterías.

Grandes ofertas en juegos de futbolin del 2020

Si deseas adelantar regalos de Navidad o buscas un juego entretenido y de siempre a fin de que tu peque se pase las horas sin mirar el móvil, en la pantalla tienes un futbolin raval económico, sólido y fácil de guardar que lleva un coste excelente por tiempo limitado. El futbolin raval modelo Marina es el futbolin profesional más económico de la internet y tiene una calidad sorprendente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad